MotoGP | Efectos psicológicos generados por el confinamiento

Formula 1 Sport

Un par de días antes del inicio del pasado GP de España en Jerez de la Frontera, Eugenio Lizama, el neuropsicólogo que ha estado detrás de la metamorfosis de Andrea Dovizioso en los últimos años, me advertía: “El largo periodo de confinamiento y la imposibilidad de poder realizar la actividad para la que están programados altera ciertos parámetros biológicos importantes como la calidad del sueño o la ansiedad generalizada. Cuando se dan estos cuadros hay ciertas funciones cerebrales que cambian. La forma de reaccionar a los estímulos cambia”.

Lizama se apoya en sus afirmaciones en datos científicos recogidos y analizados entre deportistas de varias especialidades, no sólo pilotos. En esta misma conversación, advertía del peligro que escondían esos cambios biológicos. “Se pueden manifestar en episodios de ansiedad que pueden llevar al deportista a actuar y/o tomar decisiones sorprendentes por falta de lucidez”.
Interesante también fue el apunte de que son especialmente ‘peligrosas’ en este sentido las dos primeras semanas después de la retomada de la actividad, y que según los estudios que baraja, el periodo para una vuelta a la ‘normalidad’ lleva entre seis y siete semanas.
Está claro que el neuropsicólogo chileno formado en Italia sabía de qué esta hablando porque el primer GP de Motogp de 2020 fue un festival de incidentes. La sucesión de pilotos que se accidentaron a lo largo del fin de semana en momentos de máxima tensión fue inusual, como fueron extrañas también ciertas decisiones tomadas por algunos de ellos. Entre los primeros estarían Alex Márquez y Danilo Petrucci en entrenamientos –los dos pilotos más cuestionados durante el confinamiento-, Àlex Rins –con opciones a pódium- en la Q2 del sábado, Cal Crutchlow –despedido de Honda al final de esta temporada- en el warm up del domingo, la caída de Joan Mir en los primeros compases de la carrera, la de Aleix Espargaró en la primera carrera con la nueva moto y, como no, el accidente de Marc Márquez a cuatro giros del final de la carrera.
Por cierto, no sé si fue casualidad o no, pero el piloto que se mostró en Jerez de lejos el más lúcido, el que consiguió más con menos riesgo, fue su cliente, el ducatista Andrea Dovizioso, tercero en un circuito donde nunca subió al podio.
Manuel Pecino, Mundo Deportivo



Go to Source

Commenti l'articolo